TEMA 13: Factores de riesgo para la cirugía de revisión. Factores de la cirugía I.

Factores de la cirugía I.

1. Tipo de prótesis.

La tasa de revisión para las prótesis unicompartimentales de rodilla es dos veces más alta que el grupo equivalente de PTR en cada período de revisión postoperatorio y tres veces mayor a los 10 años postoperatorios.

El riesgo de nueva revisión tras la revisión de una prótesis unicompartimental a una PTR es el doble que para una PTR primaria.

El riesgo acumulado de revisión para una prótesis unicompartimental primaria oscila entre el 12,7% a los diez años y el 19,1% a los 13 años postoperatorios [8-12].

Una de las razones de las mayores tasas de fracaso es ofrecer una prótesis unicompartimental a pacientes más jóvenes. A menudo estos pacientes son más activos y someten la rodilla a una mayor sobrecarga.

Esto explica el mayor riesgo acumulado de revisión diez años después de la cirugía en pacientes menores de 55 años que son operados de prótesis unicompartimental  (21%) en comparación con la de los pacientes mayores de 75 años (6%).

2. Fijación de los componentes.

Los datos de los registros nacionales de artroplastias muestran que el riesgo de revisión se incrementa sustancialmente con el uso de implantes no cementados comparados con cementados [8-12]. También confirman que más del 80% de las PTR se cementan.

En un análisis de regresión de Cox, ajustado por edad, sexo, año de operación y uso del componente rotuliano, se mostró que el riesgo de revisión para PTR con un componente tibial no cementado era 1,7 (1,4 a 1,9) veces mayor que si se utilizaba un componente tibial cementado.

La utilización de componentes tibiales de metal trabecular con fijación primaria mediante dos tetones laterales hexagonales ha dado buenos resultados a medio plazo.

Sin embargo estas superficies tibiales han de estar correctamente apoyadas en hueso cortical en todo su perímetro ya que han sido reportados diversos casos en los que se produce un hundimiento precoz del componente al fallar la fijación primaria varizándose el componente [20]. (Fig. 1-9)

Fig. 1.
Fig. 2.
Fig. 3.
Fig. 4.
Fig. 5.
Fig. 6.
Fig. 7.
Fig. 8.
Fig. 9. Fig. 1-9. Recambio de un implante de metal trabecular tibial. Situación del implante tras su extracción. Defectos tipo IIA AORI. Solución mediante un implante con cuña medial y vástago diafisario.