INFO: Cuadro Clínico artritis séptica II

En la artritis séptica piógena el paciente suele presentar un cuadro clínico agudo constituido por fiebre, dolor, limitación de la movilidad articular e impotencia funcional de la extremidad.

En articulaciones superficiales evidenciaremos además tumefacción, aumento de temperatura local y en ocasiones enrojecimiento de la piel.

En articulaciones profundas como en la cadera, estos últimos hallazgos suelen faltar; ello favorece el retraso diagnóstico que con cierta frecuencia se observa en la artritis séptica de esta articulación.

La ausencia de una fase de artritis aguda no excluye que estemos ante una artritis por gérmenes piógenos.

La forma clínica depende del factor huésped en cuanto a su patología de base y estado inmunitario y de la virulencia del germen.

Por ello en presencia de enfermedades debilitantes o tratamientos inmunosupresores, afectación por artritis reumatoide o en pacientes de edad avanzada, puede faltar el cuadro clínico agudo inicial y no por ello hemos de descartar la posibilidad de una artritis séptica (...)